Estudio Garrido

Eventos de Arte

El Tiempo y las Estaciones

  • El Tiempo y las Estaciones
En la historia del arte, la representación de la naturaleza a través de sus diversas manifestaciones y circunstancias, ha sido  -junto con el de la figura humana-  uno de los temas más convocantes, y de los que han movilizado las expresiones más logradas de grandes artistas de todos los tiempos. Los paisajes, los seres vivos que los habitan, los frutos de la tierra, los soles que entibian o abrasan, las lluvias que fecundan, inspiraron e inspiran a sucesivas generaciones de artistas que, con la cada vez más amplia panoplia de recursos, se vuelcan ya no sólo a representarla, sino incluso a modificarla.

Desde Giorgione, que en el siglo XVI reunió en la más genial conjunción al paisaje, las figuras y la arquitectura, coronándolas con el misterio aún no desentrañado de La tempestad, hasta el actual Christo, que en días recientes envolvió con telas radiantes amplios espacios de paisajes y construcciones, los temas de la naturaleza conmovieron a maestros y discípulos, a artistas inscriptos con letras de oro en los frontis de los museos, y a los igualmente auténticos pintores de fin de semana, plantados con su atril y sus cartones ante la belleza de un lago o un cerro, la inmensidad de la llanura, o el sutil agitarse de una flor frente a la brisa.

La colección Paideia, de Estudio Garrido Abogados, propone hoy, en su cita mensual de las Gallery Nights porteñas, un recorrido por la naturaleza. Y para ello sigue como paralelas rectoras el vital ciclo de las cuatro estaciones y el cotidiano viaje del día hacia la noche. Para encarnar este recorrido, resultan propicias las pinturas de un selecto elenco de consagrados pintores argentinos.

Uniendo la primavera y el amanecer, como una suerte de estación Alfa de la vida, aparecen la serena luminosidad de Fray Guillermo Butler y las entonadas notas rosadas de Egidio Cerrito, verdes de Armando Repetto y celestes de Demetrio Iramain. La bruma matinal tiñe el Riachuelo de Oscar Vaz, y hacia el mediodía, el sol cenital baña las mansas playas de Jacques Witjens y Juan Otero. El verano azul de las sierras de Córdoba vibra en la quietud de los paisajes de José Malanca y Luis Cordiviola.

El atardecer suma ocres a los matices dorados del otoño que Koek Koek refleja en la Cordillera, Ceferino Carnacini sitúa en un lago serrano y Dante Ortolani, más cercano, ambienta entre los meandros del Delta del Paraná.

La estación final suma los rigores del invierno con los oscuros grises del anochecer. Pascual Ayllón y Manuel Vidal Barros avanzan el reloj de sus pinturas hacia el cabo del día, cuyo crepúsculo inspira a Fausto Eliseo Coppini. Los temas de lluvia de David Heynemann y José Murcia preanuncian el toque dramático de la tormenta de Armando Repetto.

El viaje ha concluído y tras la sosegada marcha de esta muestra el arte reivindica su condición de privilegiado intérprete de la aventura humana.

Adrian Gualdoni Basualdo
Septiembre de 2010
Contacto
 

Fernando Fader
Descanso
Colección Paideia